Médicos Especialistas

tratan de cumplir de manera cabal con los fines de la medicina:

– La prevención de las enfermedades y la promoción y conservación de la salud.

– El alivio del dolor y del sufrimiento humano causado por la enfermedad.

– La atención a los pacientes para curar a aquellos que sean curables y para cuidar a los incurables.

– La evitación de la muerte prematura y la búsqueda de una muerte tranquila.

Para satisfacer estos fines no vale todo. De hecho, el médico lleva a cabo su profesión mediante un compromiso con la ciencia médica y con los enfermos, y esos compromisos se establecen a través de un contrato con la sociedad. La base de este contrato es el profesionalismo, cuyos principios han de ser respetados por el propio médico y por la sociedad. En este sentido, el concepto clave es la colocación de los intereses del paciente por encima de los del médico, mantener unos estándares de competencia profesional y constituirse en el auténtico experto para la sociedad en el terreno de la salud. Este principio básico es lo que otorga autoridad moral al médico, de la que se ha de derivar la confianza del enfermo en particular y de la sociedad en general al comprobar cómo el médico es íntegro en su pensamiento y quehacer, como individuo y como profesional.

Pero cumplir con este compromiso no resulta fácil en un entorno cambiante, acosado por problemas de distinta índole e incluso con diferencias de criterios que pueden resultar evidentes entre los propios profesionales ante la enorme variabilidad en las que se produce la práctica de la medicina.

Un médico especialista, además de la licenciatura en medicina, realiza estudios avanzados (posgrado) en donde aprende lo relativo a un área específica del cuerpo humano, adquiere métodos determinados de diagnóstico, técnicas quirúrgicas específicas y realiza años de prácticas. Pero eso no es todo, cada especialidad tiene un Consejo de Certificación que es quien otorga el título que avala los estudios. De esta forma se asegura que el especialista adquiera un conjunto de conocimientos de alto nivel que le permiten mayor destreza y calidad en sus servicios.